33 añitos, que se dice pronto.
Cómo pasa el tiempo. Lejos quedó el chaval flaco y larguirucho con cara de no haber roto nunca un plato y los mocos colgándole sin pudor.